Amar o esperar que me amen
Amar o esperar que me amen

Amar o esperar que me amen

Amar ha sido el deseo de todos los hombres y mujeres. Amar es lo que deseamos todos, pero muchos de nosotros, a veces esperamos antes ser amados, que nosotros amar a los demás.

Esto resulta como un circulo vicioso, pues si todos están esperando que el resto los ame, pero sin embargo ellos no son capaces de amar a nadie, entonces ¿Quién será él o la valiente que rompa el circulo vicioso y decida amar a los demás antes de esperar que la amen a ella o a el?

¿Acaso podría ser posible que comenzando a romper este circulo vicioso un verdadero y sincero amor pueda llegar a nuestras vidas?

¿Podremos nosotros, sembrar el amor en los demás, para cosechar, sin esperar nada a cambio, un amor sincero de parte de las personas hacia nosotros?

Pues, después de haber roto este circulo vicioso, debo decirte que la respuesta es positiva. Quien decide romper el circulo vicioso podrá crear lazos de amor y de amistad con muchas de las personas que conoce. Esto fácilmente se traducirá en una vida más amorosa para esta persona, y se convertirá también en una persona importante para muchas personas, las cuales siempre estarán dispuestas a ayudarla cuando ésta lo necesite. De alguna forma, ese amor primeramente otorgado por la persona hacia los demás, se volverá reciproco en forma de amistad, o en forma de pareja en algún momento.

Cómo romper el circulo vicioso

Pues, déjame decirte que esto en la mayoría de los casos es un largo proceso. A mí me costó varios años, y fue algo paulatino, que, a medida que avanzaba, más y más quería yo terminar con esto. Esto fue escalando a tal punto, que cuando empecé el 2020 decidí que haría todo lo posible por terminar con esto. Y así fue. Pero vaya que costó. En el proceso y viaje interior de esto, literalmente tuve que sacar lo mejor de mí, y botar todo lo malo. Para esto me sirvieron todas las prácticas espirituales que ha conocía y que realizaba. Finalmente, todo se logró tras muchas horas limpiando mi mente de toda mi propia negatividad. Esa es la clave. Si tú lo haces, y lo haces incesantemente, estarás rompiendo el circulo vicioso de carencia que no te permite darte cuenta de que, en realidad, tú ya eres amor, y por tanto, puedes darlo. Solo si lo das, entonces lo recibirás.

Hazlo tú. Decide amar tú, y entonces, el amor vendrá por simple atracción de sí mismo. El amor ama al amor.

Gracias por leerme. Un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.