Tu Espada Mental

El Poder del Conocimiento para Todos

El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él.

Proverbio chino

"No Existe algo tan difícil, ni tan complejo que con el Tiempo no lo logres comprender"

El Sentido de Tu Vida

Escrito originalmente por para Tu Espada Mental

sentido de la vida

Las masas llevan una vida de desesperación en silencio.
-David Thoreau

Hola mis queridos amigos, cómo han estado. He comenzado este artículo con una frase de David Thoreau pues me ha hecho mucho sentido a lo que hablaremos hoy.
Este tema hace tiempo quería escribirlo. Hablaremos sobre El Sentido de Tu Vida.
Vamos allá!

En esta vida, y seguro en muchas vidas como la tuya y la mía, seguro nos hemos preguntado alguna vez, ¿Cuál es el sentido de la vida?… y si no nos hemos preguntado eso, seguro habremos escuchado esa pregunta… ¿Para qué vivimos? ¿Cuál es el sentido de estar aquí hoy, en este planeta?

Yo también me hice esa pregunta. ¿Cuál es mi misión en esta vida y para qué vine aquí?… Curiosamente las primeras veces que me hice dichas preguntas no llegaba a nada… nada era muy importante… parecía que nada tenía sentido… me pregunta a mí mismo, ¿Cuál era el sentido de vivir si finalmente íbamos a morir?
Así paso mucho tiempo hasta que comprendí que realmente la muerte como tal no existía, que lo que la mayoría llama “muerte” es tan solo una transformación. Pues en cada “muerte” la energía espiritual del ser solo se transforma. Es así como comencé a entender que algo más allá debía haber para estas interrogantes mías sobre el sentido de la vida.

sentido de la vida

Recuerdo que observaba la naturaleza, sus animales y seres, y tantas cosas que existían en ella. Tantos sistemas de vida… todos interactuando de una forma tan perfecta entre ellos que ningún humano podría llegar a crear algo así de grande, y la vez tan bello y complejo.

Entonces observe la acción humana. Ella iba contra todo lo que hacia la naturaleza. La naturaleza y sus sistemas de vida eran perfectos, ningún sistema de vida se comía a otro, todos siempre funcionaban en equilibrio… excepto, los sistemas humanos, y la sociedad del hombre.

Al observar los sistemas sociales del hombre, a pesar que también eran parte del sistema global de la naturaleza, era el único subsistema capaz de destruir a todos, he incluso capaz de auto-destruirse. Es el único subsistema que funciona desarmónicamente con el resto de los sistemas… Algo había ahí que a mí me hacía ruido…

Entonces comencé a observar la sociedad, cuáles eran sus objetivos, de qué cosas se preocupaban, cuáles eran sus pilares para funcionar.
Me di cuenta que todo se centraba en el dinero, el dinero era el eje motor de la sociedad, de las guerras, de los desastres y males en general de la sociedad.
La mayoría de las personas solo trabajan para ganar dinero. Perseguían algo que le llamaban “su desarrollo profesional”, una cosa que no era nada más que títulos y renombres para seguir ganando más dinero.

Me preguntaba entonces, ¿A qué hemos venido a este planeta? ¿A ganar dinero? ¿A ser ingenieros, abogados, médicos, científicos?… ¿Hemos venido aquí a este planeta a solo trabajar?… ¿Acaso este sentido de vida era una versión mejorada del “Nacer, Crecer, Reproducirte y Morir”?… Algo en todo esto no me cuadraba. ¡Debía haber algo más!

¡De pronto! Me doy cuenta de que en la naturaleza nada se desperdiciaba, ¡Todo volvía a sí misma en un ciclo virtuoso! La naturaleza nunca generaba basura, todo volvía a nutrir a otro sistema pero nunca lastimaba a nadie. Ahí es cuando comprendí que el sentido del hombre ¡debía ser similar! El hombre, en su sentido de vida, debía retribuir a su mismo sistema donde vivía, pero de una forma positiva, de una forma armoniosa, y no de una forma desastrosa como lo hace la mayoría de la sociedad.

Así di con que el hombre, encontrándose en un nivel superior en acciones y en conciencia en cuanto a sus hermanos animales tenía la misión colectiva de mejorar este lugar. Este planeta. Me di cuenta que el mismo hombre podría crear un verdadero paraíso para todos en este planeta, pero al alejarse de su verdadero sentido de vida colectivo, producía el mismo sus propias calamidades y desastres… y en consecuencia también las producía para la naturaleza y el resto de sistemas de vida.

Pensar en todo esto pronto me hizo recordar lo que realmente somos en realidad. Con esto me refiero a… ¿Qué somos realmente los seres humanos? Algunos dicen que tenemos Alma. Pero en realidad está mal entendido ese planteamiento, la verdad yo creo que nosotros SOMOS un alma, y TENEMOS un cuerpo. Cuyo cuerpo es de naturaleza humana. Por ello, en este mismo momento todos aquí somos Almas viviendo una experiencia humana. Como también nuestra alma puede haber vivido muchas experiencias no humanas antes de venir aquí a este planeta.

En este sentido, me di cuenta de que indudablemente nuestro sentido de vida, nuestra misión como humanos era una misión espiritual. No una misión material ni superflua.

Así, cierto día mientras tenía en mente escribir sobre esto, un amigo de la nada va y me pregunta. ¿Marcelo, cuál es tu propósito, para qué vives? Yo sin dudar mucho voy y le digo: “Mi propósito es mejorar este lugar (este planeta), hacer que sea un mejor lugar para vivir porque la evolución de este lugar repercute también en otros sistemas superiores a este, del cual este planeta forma parte”. Así nos fuimos en una conversación sobre estas ideas y las ganas que tenia de escribirlas pronto.

Yo le decía a mi amigo, que para mí, indiscutiblemente si tú crees o no en la existencia del mundo espiritual, eso es un hecho para mí, pues si yo creo en todas estas cosas ahora, quizás en muchas vidas atrás yo mismo no las creí ni tampoco las logre entender. Entonces, cuando yo me encuentro con alguna persona escéptica al mundo espiritual, yo no tengo ningún conflicto con él, pues él está en todo su derecho y momento de no creer ni entender nada de lo que yo creo. Así funciona para todos.

Eso era importante decirlo pues le contaba que para mí hay dos misiones principales del por qué venimos acá a este planeta. Hay una misión espiritual que es colectiva, que es igual para todas las personas (Almas). Y para mí eso es así, sepan ellas o no de esta misión.
Esta misión como les contaba, es la misión que tenemos todos como humanos, de dejar este lugar (este planeta) mejor de cómo lo encontramos. Influyendo positivamente en éste mundo, y haciéndolo evolucionar lo más posible con nuestras vidas de humanos en esta experiencia que vivimos.

Y la segunda misión, es nuestra misión individual como alma viviendo como ser humano. Esta misión es posiblemente la más importante, e incluso diría que si la cumples necesariamente estarás también cumpliendo tu misión espiritual colectiva.
Esta misión individual es lo que cada alma en específico viene a hacer acá al planeta, es su razón de haber nacido como humano acá en este lugar.
Solo piensa que cada alma tiene muchas virtudes innatas, que como ser humano puede desarrollar. Pero hay algunas de esas virtudes y habilidades que deben ser usadas para realizar un verdadero aporte de ti como alma a este mundo.

Recuerdo que hace años atrás escuche por ahí que la palabra “trabajo” estaba ligada al concepto de esclavitud… Eso a mí me quedo dando vueltas en mi mente hasta que un día decidí investigar si era así o no. Para ello busqué la definición etimológica de “Trabajo”. Eso significa, buscar de dónde proviene la palabra, cuál es su origen.

Así es como llegue a descubrir que la palabra “trabajo” venia de una palabra del latín llamada “Tripaliare”, la cual era un atado de 3 palos donde se amarraban a los esclavos para azotarlos y que también se les amarraba a su cintura para que harneen la tierra, así como lo hacen los bueyes pero con personas. Así que en realidad, la palabra “trabajo” tiene relación con el sufrimiento y el dolor.

sentido de la vida

Luego de descubrir esto, y comprobar que realmente la palabra “trabajo” estaba vinculada a la esclavitud. Me decía constantemente a mí mismo, “yo no quiero trabajar”, “yo no quiero ser un esclavo, mucho menos del dinero…”.
Así es como pensé y pensé por semanas cómo romper dicho circulo vicioso y lograr “no trabajar” (considerando el contexto de trabajar ligado a esclavitud y sufrimiento).
De pronto, cierto día me doy cuenta de que considerando el origen de la palabra trabajo, si yo lograba hacer algo, pero eso a mí me apasionaba, me encantaba y divertía, entonces por ningún motivo estaría sufriendo! Entonces por tanto, ¡¡no estaría trabajando!!

Luego pensé, mmm está bien, para no trabajar, entonces debo hacer algo que me apasione… puede ser algo tan simple como dibujar o escribir… pero al hacer solamente eso, necesito de otras cosas para vivir en este mundo… entonces lo que tengo que hacer es hacer aquello que me gusta y apasiona, pero ¡en beneficio de los demás! ¡Esa era la clave!
…Por fin había descubierto tras semanas de reflexión cómo romper el ciclo vicioso del trabajo y el dinero.

En ese momento me dije, “¡Exacto! ¡Esa es la solución!, ¿pero qué pasa si muchos estamos en ello?”. Así es como seguí pensando y llegue a la idea de lograr reunir a un grupo de personas donde todos hicieran lo que más aman, lo que más les gusta pero en beneficio de los demás. Así me di cuenta de que eso sería como armar un nuevo sistema de interacción social donde el eje principal no sería el dinero ni la competencia, sino la cooperación mutua y el desarrollo integral de cada participante.
Y si hay cosas que a mí me gustan mucho, son aquellas cosas difíciles donde tenga que pensar harto y considerar muchas variables para que todo funcione bien, por tanto me decidí ese mismo día que esta idea de un lugar con muchas personas donde todas hicieran lo que aman en beneficio de los demás lo haría realidad algún día de mi vida en este planeta.

Sería un lugar completamente independiente del sistema global en el que vive la sociedad, un lugar que energéticamente podría funcionar con energías renovables, pero que a nivel humano, sus participantes serán clave para que todo funcione, donde todos se enriquecerían espiritualmente de la interacción amorosa existente entre todos. Siendo uno de los pocos requisitos para ser participe, saber qué es lo que amas hacer, y querer entregarlo para los demás.
Pero en esto, es muy importante no confundir lo que sabes que amas hacer, con simplemente saber hacer algo y hacerlo para los demás. A lo que voy es que si el hijo de un artesano sabe hacer artesanías porque lo ha aprendido de su padre, a pesar de que el hijo pueda hacer excelentes artesanías, eso no quiere decir que sea algo que él vaya a amar hacer tanto como su padre. Y lo que sucede en este aspecto, es que muchas personas en algún momento de sus vidas tuvieron la oportunidad de aprender a hacer algo, y en vista de eso, continuaron haciéndolo y viven de eso, pero no necesariamente es algo que ellos amen hacer.

Entonces, luego de pensar e idear toda esta idea, la clave principal a la que llegue la resumí en esta simple frase:

Haz lo que más te apasiona, lo que más amas hacer y hazlo en beneficio de los demás. Entonces nunca trabajaras.

Recuerdo que al tiempo después voy y me encuentro con una frase del filósofo chino Confucio donde prácticamente decía lo mismo! Jajaja ¿Cuánto se habrá demorado Confucio en llegar a esa conclusión? Pues no lo sé, pero a mí me tomo semanas jaja

En vista de que aún en este mundo muchas de sus interacciones sociales funcionan con el dinero, nosotros no podemos abstraernos completamente de esa regla a menos que creemos un nuevo sistema de interacción social como el que yo les acabo de contar.
Por ello es que si pretendemos seguir por un tiempo en el sistema actual es muy bueno considerar los aspectos que magistralmente han sido graficados en esta imagen. Donde como pueden ver, para lograr llegar al lugar donde queremos estar es indispensable esforzarnos en profundizar en nuestro autoconocimiento.

sentido de la vida

Es esta idea, es el proyecto que les acabo de contar tan importante para mi pues sería una parte más de mis acciones para dejar este mundo mejor de cómo lo encontré. Y a la vez, creo que ayudaría a muchas personas también a cumplir en parte sus misiones individuales.
Por eso para mí es tan importante el tiempo que le dedicas al autoconocimiento. Pues yo no te puedo decir a ti qué es lo que más te gusta, ni cuáles son tus habilidades más desarrolladas. ¡Solo tú puedes hacerlo! Y justamente en ese grupo de habilidades, dones y gustos que tú tienes donde está escondida tu verdadera misión espiritual. No la misión colectiva, sino tu misión individual.

Por eso es que me hizo tanto sentido la frase que puse al comienzo de este escrito, pues refleja para mí la desesperación de grandes masas de personas por descubrir su verdadera misión espiritual, esa razón por la cual han nacido acá en este planeta. Pero sucede que la mayoría de las personas viven en una especie de “piloto automático” donde nunca hay tiempo para eso, no hay tiempo para auto-conocerse, ni para descubrir las cosas que te apasionan… para gran parte de la población mundial, sus vidas están llenas de responsabilidades y deben cumplirlas a cabalidad, por tanto, trabajar para ganar dinero es la solución general. No importa si te sientes mal haciendo lo que haces, no importa si tienes conflictos emocionales que resolver, no importa si destruyes el medio ambiente con tus acciones, no importa si vas destruyendo tu propia salud. Para el sistema actual imperante en el mundo entero nada de esto importa, todo lo que importa es producir bienes, vender y vender, consumir y consumir… Y lo que más lamento de todo esto es que hay muchas personas que hacen girar su vida completa entorno a esto, descuidando o ignorando por completo su aspecto espiritual.

Recuerdo cierto día fui a las cercanías de un rio, observaba los arboles a su alrededor, las montañas… y me decía a mí mismo. ¿Cómo puede ser que haya seres humanos que todo lo natural lo vean y lo quieran convertir en dinero??!!! ¿Pero cómo puede ser?!!

sentido de la vida

Esto lo digo pues a esta altura yo creo que ya todos tenemos bien claro que no hemos venido aquí a ganar dinero… ni a tener infinitos bienes materiales…
Nuestra verdadera misión es influir en el mundo con nuestro espíritu y sus virtudes, y por medio de esa misma influencia que haces al mundo, nuestro propio espíritu se perfecciona y eleva a sí mismo, por tanto también desarrollas tu espíritu.

Esa es para mí la desesperación de las masas… El no saber para qué están aquí, el tener unas vidas completamente vacías existencialmente.
Recuerdo que en los ambientes donde yo estudio, catedráticos, académicos y profesionales nos han dicho, “deben hacer esto y esto otro porque en el mercado es muy importante…”, luego empiezan a decir lo importante que es para ellos el “desarrollo profesional”… Pero yo siempre me decía a mí mismo cuando los escuchaba. Eso no es relevante para mi… pensaba… como me gustaría ir y decirles a uno de ellos… así que te preocupas de tu desarrollo profesional, pero y ¿cómo va tu desarrollo espiritual? Pues te recuerdo que en verdad a eso viniste aquí, ¿o ya lo olvidaste?… Recuerda que todo lo material pasa, pero lo espiritual trasciende.

Todo en el Universo va evolucionando, absolutamente todo, todo va progresando y cambiando. Es en esa idea que un día me pregunte a mí mismo:
¿Y para qué existimos los seres humanos en este planeta?
Algunos se van en un pensamiento muy negativo diciendo que somos una verdadera plaga, que todo lo destruimos, e incluso he escuchado decir que no deberíamos reproducirnos…
A pesar de ello, mi pensamiento es algo más positivo, pues decir que somos plagas y no deberíamos vivir no es la solución. Pues en lo personal, mi vida la intento vivir lo más armónicamente posible con la naturaleza y los demás seres humanos. Quizás tú también, y quizás muchas personas también lo hacen. Entonces el tema de fondo realmente es fomentar la consciencia de que debemos vivir más armoniosamente como civilización humana en este planeta, y no vivir de forma inconsciente, egoísta, compitiendo unos con otros, pensando que estamos separados de los demás cuando realmente todos y todo está conectado. Siempre una cosa afectará a la otra en algún nivel. Basta de destrozar nuestro propio hogar.

Por eso, creo que el sentido máximo de que existan seres humanos en este planeta debe también tener una misión espiritual mucho más grande aun. Pues para mí, amorosamente este planeta ha sido una especie de cuna para el nacimiento de una nueva civilización en el universo, la cual somos nosotros. Pienso que este planeta, de alguna forma tiene la misión de “soportarnos” lo suficiente hasta que la gran mayoría de los humanos puedan crecer lo suficiente en consciencia, y dejar de ser humanos destructivos partiendo desde ellos mismos hacia los demás. Solo así lograremos avanzar como especie humana, convirtiéndonos algún día en seres humanos galácticos, capaces de salir de este planeta sin destruir lo primero que encontremos.
Solo en ese momento, podremos cumplir nuestra misión espiritual como especie humana adulta, y ayudar también a la propia evolución del universo.

Sin más que decir.
¡Un gran abrazo para todos y muchas gracias!
¡Hasta la próxima!

Si te ha gustado esta página, compártela para que llegue a más personas.
¡Muchas gracias!



COMPARTIR EN GOOGLE+

COMPARTIR EN WHATSAPP





COMPARTIR EN GOOGLE+

Marcelo

Sobre el Autor
Marcelo es el autor principal en Tu Espada Mental y utiliza el seudónimo de 'Renacer del Lobo' en redes sociales.
Si deseas puedes seguirlo en Facebook
Renacer del Lobo


Apóyanos con un Me Gusta a nuestra página de Facebook

Descubre qué artículo te prepara el destino pinchando en las flechas

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

numerologia


Suscríbete!

Recibe los artículos de Tu Espada Mental directamente en tu email


¿Nos apoyas con un Me Gusta?

Muchas Gracias!

CERRAR